Elegir el toldo perfecto: Primeros pasos

Elegir el toldo perfecto: Primeros pasos
15 marzo, 2018 decopav
En Toldos
tejidos para toldos - toldos decopav laredo

Ahora que tenemos al lado la primavera, comenzamos a preocuparnos por cómo difrutaremos nuestra terraza este verano. Muchas personas se plantean incluir un toldo o sustituir el que ya tiene. Este momento suele volver locas a las personas, que nos llaman desinformados o, en ocasiones, con información parcial o sesgada. Por ello, antes de que las necesidad nos apriete, debemos comenzar a mirar, comparar y elegir la mejor opción. Para mejorar su situación, trabajamos informando a los interesados para que, cuando llegue el momento, estén preparados.

 

¿Por qué poner un toldo en mi terraza?

Existen muchas ventajas de poner un sistema de protección solar en nuestra vivienda. En primer lugar, muchas veces es molesto, incluso peligroso, permanecer durante un tiempo prolongado bajo el sol. Para ello, un toldo te permite disfrutar más de tu terraza mientras te resguardas de la luz solar.Toldo cofre

Además, nos facilita la climatización de nuestro hogar, para conseguir un mayor bienestar. En días de mucho calor, un toldo puede reducir la temperatura de su terraza o balcón sin necesidad de utilizar sistemas externos. Esta disminución puede ser de hasta 15 grados, protegiendo de quemaduras o manteniendo protegidos los muebles. Expertos en este sector hablan de ahorros de hasta el 80% del gasto general en climatización. Por lo tanto, esta es una muy buena idea para cualquier vivienda con un espacio disponible. Existen gran variedad de modelos, colores, tejidos y medidas. Todo ello, para conseguir adaptar cada sistema a la zona de instalación. Desde mansiones más clásicas hasta las más modernas y futuristas residencias. Si no dispone aún de un sistema de protección solar, ¿a qué está esperando? Desde DECOPAV le ayudamos con su decisión.

 

Para comenzar, ¿Dónde deseo colocar mi nuevo toldo?

 

Analizando la zona que deseemos proteger podemos comenzar con nuestra investigación. Varios factores afectan a las posibilidades de las que disponemos.

Primero, el emplazamiento. Entre otros, existen sistemas de protección solar para balcones, ventanas, interior o exterior de cristales, cerramientos, terrazas, porches o jardines. Por ejemplo, para una ventana pequeña nos valdrían un toldo vertical o un punto recto. Sin embargo, en el caso de un porche o un jardín serían preferibles pérgolas o grandes toldos de brazos extensibles.

Por otro lado, analizando este espacio, son necesarias las dos medidas siguientes:

 

¿Cómo medir un toldo? Línea y Salida

La distancia en paralelo a la pared, o línea. Esta longitud representará el “ancho” de nuestro toldo.

La salida o recorrido de despliegue del toldo abierto.

El producto de estas dos medidas nos dará el área de sombra. Así conocemos la superficie que debería tener la zona oscura que esperamos bajo el toldo. Sabiendo esto evitaremos pagar de más, al escoger toldos muy grandes, o arrepentirnos de no adquirir uno lo suficientemente amplio.

 

Para conocerlo todo de nuestro espacio, debemos tener clara la forma de sujeción que pretendemos conseguir. Esto se consigue analizando la zona de instalación, las características de la pared, la accesibilidad, … Existen tres sistemas de sujeción:

Sistema de fijación del toldo: Frontal, A techo y entreparecen

 

 

¿Cuánto tiempo quiero disfrutar de mi toldo?

Como diría el maravilloso Jorge Luis Borges, el espacio se mide por el tiempo. Por lo tanto, si queremos un espacio de paz y confort, tenemos que saber cuanto tiempo esperamos que nos dure. La mayoría de los fabricantes nos garantizarán el producto durante varios años. Pero para no tener que recurrir a la garantía, podemos elegir un toldo más o menos preparado para el paso del tiempo.

 

La perdurabilidad viene afectada por dos factores:

  • Los sistemas de autoprotección incorporados en la estructura. Un toldo tradicional deja su lona recogida en el tubo de enrolle completamente al aire. Esto lo deja visible y sensible a las condiciones climáticas y la suciedad. Además de antiestético, esto puede acortar la vida útil de nuestro toldo. Para prologarla, hay dos posibilidades que podemos integrar. Por un lado, construyendo un pequeño tejadillo sobre el toldo o eligiendo un lugar cubierto por arriba. Se protege, de esta manera, de la mayor parte de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, el sistema de protección más demandado y seguro es, sin duda, el sistema cofre. Ya tenemos varios artículos sobre este sistema por lo interesante que es y la atracción que ejerce en el cliente. Para conocer sus ventajas, puede seguir este enlace. Si, además, quiere ver una comparativa entre diferentes modelos, pinche aquí.

Toldo cofre

 

 

  • Por otro lado, la calidad de la estructura puede ser determinante en la duración de nuestro toldo. Por ello, siempre recomendamos al cliente no escoger, por lo general, el sistema más barato. Habitualmente se trata de toldo muy débiles, con baja resistencia al viento y con tejidos de baja calidad. Por lo general, esta diferencia de calidad se observa en sus materiales. Mientras que los fabricantes europeos son líderes del mercado de calidad, los asiáticos dominan en aquellos perfiles basados en el precio. La diferencia, aunque puede parecer grande en un primer momento, se reduce si analizamos la durabilidad. Así, un buen toldo dura 20 años o más, los toldos “Made in China” no suelen sobrepasar los 4 años. Además suelen tener materiales y colores estándar, sin hablar de la calidad de los tejidos.

Y ahora, ¿Qué posibilidades tengo?

Ahora con las ideas más claras, querremos conocer los tipos de toldos que podemos instalar. Como ya supondrá, existen muchos modelos dentro de cada tipo. Además de la posibilidad de incluir accesorios o tejidos diferentes. Así, la variedad es enorme, aunque podemos reducir el catálogo a los siguientes ejemplos:

Si tenemos un pequeña ventana, una opción interesante puede ser el toldo de capota. Puede tener una forma semicurvada o cuadrada y se puede observar habitualmente en muchos negocios. Es una opción de cuidada estética y que puede ser fija o móvil, pudiendo conseguir la luminosidad o protección deseada.

 

Toldo capota blanco

 

Siguiendo con las ventanas, otra opción muy interesante podría ser el toldo vertical. Este sistema también puede ser incorporado como cerramiento de pérgolas o laterales de balcones. Así, además de proporcionar protección solar, puede refugiarnos de miradas indiscretas o del viento. También está la posibilidad de utilizar lonas transparentes para permitir la entrada de luz, evitando el molesto viento. Por ello, son un tipo de toldo muy frecuente en comercios hosteleros.

 

Toldo vertical

Fuente: Pinterest

 

Por otro lado, el toldo más frecuente en España es conocido como toldo punto recto. Este tipo de toldo tiene los brazos fijados a la pared, que bajan de forma triangular. Suele ser un toldo económico, que no por ello no tiene una estética muy elegante, como podréis ver. Son un modelo muy apropiado para ventanas que dan a fachadas, teniendo múltiples acabados, tejidos y materiales. Pueden accionarse de manera manual, motorizado o mediante instalación domótica utilizando sensores de viento o luz solar.

 

Toldo punto recto

 

 

Para zonas más amplias

La mejor solución, si deseamos protegernos del sol en un porche, terraza o jardín, suele ser el toldo de brazos articulados. Es el toldo más convencional, pudiendo alcanzar hasta una inclinación de 90º. Al recogerse, sus brazos se pliegan, enrollando la lona. De esta manera, podemos ahorrar espacio en nuestra terraza. Existe una gran variedad de accesorios y posibilidades: motorizados o automatizados, con cofre, con más o menos accesorios, etc. En DECOPAV, podemos aconsejarte para que elijas la opción que más encaje con tu espacio y tus necesidades.

 

toldos cofre - toldos decopav laredo
Por último, si quieres algo más robusto, tenemos la posibilidad de instalar una pérgola. Suelen ser frecuentes en lugares abiertos o adosadas a la fachada de las casas. Pueden incorporar carramientos de vidrio y otros materiales para proteger del viento. Además, pueden ser fijas o móviles, permitiéndonos controlar nuestro espacio en todo momento.

pérgolas - toldos decopav laredo

 

No olvide que, además de ser un sistema de protección solar, nuestro toldo debe adaptarse a los criterios estéticos del entorno. En el mercado existen modelos muy diferentes, entre los que encontramos algunos muy modernos o clásicos, elegantes o sencillos, etc.

Si desea asistencia en la elección de su nuevo toldo o sistema de protección solar, no dude en contactarnos a través de nuestro formulario. Trabajamos en Cantabria, el País Vasco (Euskadi), Asturias, Burgos y Galicia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*