La limpieza de tu toldo no tiene por qué ser un problema

La limpieza de tu toldo no tiene por qué ser un problema
30 mayo, 2017 decopav
En Toldos

Muchos de nuestros clientes nos preguntan qué limpieza requiere la lona de su nuevo toldo. No hablamos aquí de un tejido normal. Las lonas que ofrecemos están preparadas para soportar en exterior. Son tejidos de la máxima calidad, que aseguran una larga durabilidad y gran resistencia. Podemos decir que nuestras lonas le protegen tanto del sol como de la lluvia.

Sin embargo, un mal cuidado puede dañarla, reduciendo sus prestaciones. La suciedad es un duro enemigo para cualquier tejido: Polvo, partículas de contaminación atmosférica, grasas, etcétera. Muchas condiciones pueden ensuciar y acortar la vida útil de su lona

Es necesario que recuerde, si es propietario de una de estos productos, los siguientes tres procesos de limpieza:

 

Limpieza mensual

El método más eficaz para mantener su lona siempre limpia y en perfectas condiciones. Aproximadamente cada mes, es aconsejable limpiar el tejido con agua. Si usted utiliza una manguera, le desaconsejamos utilizar mucha presión. El objetivo no es la limpieza a fondo del tejido. Lo que se consigue es evitar la acumulación y penetración de suciedad en la lona. Es importante que nunca enrolle su toldo mientras aún permanezca húmedo. Por el viento o lo que fuere, puede tener que enrollarlo mientras permanece mojado. En ese caso, deberá extenderlo lo más pronto posible y dejarlo secar completamente.

En Cantabria, nuestro clima oceánico nos garantiza abundantes lluvias gran parte del año. Durante esta época, podremos utilizar el agua de la lluvia para realizar este proceso. Si se realiza de forma periódica, sólo será necesaria una limpieza más a fondo cada dos o tres años.

Limpieza normal

Para una limpieza más profunda de su tejido, comience cepillando la suciedad con un cepillo suave. Es preferible evitar los cepillos duros, pues pueden dañar la capa protectora. Después, rocíe toda la superficie con agua limpia a poca presión. Esto humedecerá el tejido, sobre el que aplicaremos una solución de jabón neutro en agua tibia. Nunca utilice agua a una temperatura superior a los 40ºC. El siguiente paso es cepillar de nuevo, con su cepillo suave, toda la lona. Por último, aclarar con agua y dejar secar al aire, sin enrollar el toldo.

Tras este proceso, es posible que las manchas aún persistan. En ese caso, necesitamos una limpieza más intensa.

 

Limpieza intensiva

Para suciedades resistentes, el primer paso es utilizar un cepillo muy suave sobre las manchas. Debemos tener preparada ya la solución que utilizaremos, que se compone de: 10% lejía doméstica, 20% jabón neutro y 70% agua. El jabón que utilicemos debe estar exento de disolventes o podría resultar perjudicial. Dejamos actuar durante 15 minutos y aclaramos con abundante agua limpia. No queremos que queden residuos de lejía más de 20 minutos. Esta solución, junto con la acción del sol, puede acabar dañando el tejido. Por último, dejamos secar al aire libre, sin enrollar el toldo. Si fuera necesario, repetimos el proceso.

Para manchas difíciles

No toda la limpieza que realizamos a nuestro toldo tiene una periodicidad. A veces, para quitar una mancha antes de que penetre en el tejido, conviene actuar lo antes posible. En esos casos, y en función de la causa de la suciedad, existen varias soluciones. Aquí os mostramos varias de ellas:

Si tienes alguna otra duda sobre tu nuevo toldo o necesitas información sobre nuestros productos, puedes hablar con nosotros aquí. Trabajamos en Cantabria, el País Vasco (Euskadi), Asturias, Burgos y Galicia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*